lunes, 9 de enero de 2012

LA REPUBLICA BALTICA DE ESTONIA.



Estonia, oficialmente República de Estonia (en estonio: Eesti Vabariik), es una república báltica situada en el norte de Europa. Desde 2004 forma parte de la Unión Europea (UE) y de la OTAN. Limita al sur con Letonia, al este con Rusia, al norte con el golfo de Finlandia y al oeste con el mar Báltico.

El pueblo estonio es étnica y lingüísticamente hermano del finlandés y tiene fuertes lazos históricos y culturales con Escandinavia, a diferencia de los otros dos países bálticos. La relación entre Estonia y Finlandia es similar a, por ejemplo, la que mantienen España y Portugal.
Estonia adoptó el euro el 1 de enero de 2011
Estonia ha sido poblada por la rama estonia del grupo finougrio desde la prehistoria. Este poblamiento se produce tras el deshielo de la última era glacial hace aproximadamente 13.000 años. El asentamiento más antiguo del que se tiene constancia es el asentamiento de Pulli, en la ribera del río Pärnu, cerca de la actual ciudad de Sindi, en la Estonia meridional. Según las pruebas de radiocarbono, este data de hace 11.000 años, al principio del milenio XI a. C.

Se han hallado restos de utensilios de piedra y hueso pertenecientes a comunidades dedicadas a la caza y la pesca, cerca de la ciudad de Kunda en el norte de Estonia, que datan del año 6500 a. C. La cultura de Kunda pertenece al período mesolítico y se extiende además por el norte de Letonia y el sur de Finlandia.

El final de la Edad de Bronce y el comienzo de la Edad de Hierro supuso un período marcado por grandes cambios culturales. El más significativo fue la aparición de la agricultura, que ha seguido constituyendo la base de la economía y de la cultura estonias. La agricultura se fue expandiendo entre los siglos V y I a. C. y la población creció. Las influencias culturales del Imperio romano también llegaron hasta Estonia en este periodo, que es conocido como la edad de hierro romana.

Durante la Edad de Hierro se sucedieron ataques provenientes de tribus bálticas, que se adentraron en el país tanto por la frontera terrestre como por la marítima. Existen varias sagas escandinavas referidas a estas campañas contra Estonia. Los piratas estonios efectuaron a su vez incursiones similares, por ejemplo, tomando parte en el saqueo e incendio de la ciudad sueca de Sigtuna en 1187.
En 1561, el distrito Reval (actual Tallin) se puso voluntariamente bajo la protección de Suecia y, como resultado de la Guerra Livona (1558 - 1582), el norte de Estonia es sometida al control sueco, mientras que el sur pasa a Polonia durante un breve período en la década de 1580. En 1625, la totalidad del territorio quedó sometido al reino sueco. Estonia fue dividida administrativamente entre las provincias de Estonia en el norte y Livonia, que comprendía además del sur de Estonia, el norte de Letonia, división que perdurará hasta principios del siglo XX.

En 1631, el rey sueco Gustavo II Adolfo forzó a la nobleza a conceder mayores derechos al campesinado, aunque la servidumbre siguió existiendo. Al año siguiente se estableció una imprenta y una universidad en la ciudad de Dorpat (actual Tartu); este período es conocido en la historia estonia como “la antigua buena época sueca”.

Tras la Gran Guerra del Norte (1700-1721), el imperio sueco perdió Estonia, que pasó a manos rusas (en 1710 de facto, y en 1721 mediante el tratado de Nystad). Sin embargo, la clase alta y la clase media-alta seguirán siendo sobre todo de origen báltico-germano. La guerra diezmó a la población de Estonia, que se recuperaría rápidamente. Y aunque inicialmente los derechos de los campesinos se vieron debilitados, la servidumbre fue abolida en el año 1816 en la provincia de Estonia y en 1818 en la de Livonia.

Una convención de representantes estonios aprobó en febrero de 1990 la Declaración de Independencia en base al Tratado de Tartu. El FPE y otros grupos nacionalistas conquistaron una amplia mayoría del parlamento en las elecciones de mayo de 1990. El líder nacionalista moderado Edgar Savisaar presidió el primer gobierno surgido de elecciones desde 1940. El 8 de mayo se readopta el nombre de 'República de Estonia' y se proclama la restauración de la independencia, aplazada y declarada ilegal por Moscú, pero ratificada en referéndum en marzo de 1991. Después de los sucesos de agosto de 1991 en la Unión Soviética, el parlamento volvió a proclamar la independencia el 20 de agosto bajo la amenaza de los tanques soviéticos. La independencia fue reconocida en primer lugar por Islandia y pronto siguieron los países de la Comunidad Europea y los Estados Unidos. Fue aceptada por la Unión Soviética el 6 de septiembre de 1991. Estonia ingresó en la ONU y la CSCE y estableció la corona como unidad monetaria.

En enero de 1992, Savisaar y su gobierno renunciaron ante el aumento de las críticas a su política económica. El parlamento designó entonces al ex ministro de Transportes, Tiit Vahi, como nuevo presidente. Estonia tuvo que racionar el consumo de alimentos y combustibles, dado que Rusia aplicó restricciones y elevó el precio de sus productos.
El 20 de junio de 1992, un referéndum ratificó la Ley Fundamental (basada en la de 1938). En septiembre fue elegido el Riigikogu (Parlamento estonio). El 5 de octubre, Lennart Meri fue electo presidente de Estonia al frente de una coalición. Dos días más tarde entró en vigencia la nueva Constitución.
En junio de 1993 se produjo un serio conflicto al aprobarse un riguroso estatuto nacionalista, que restringía los derechos civiles de la minoría rusa (30% del total). Rusia reaccionó cortando el suministro de petróleo, y el Parlamento enmendó los artículos más polémicos (8 de julio). Las tropas rusas terminaron de evacuar el país el 31 de agosto de 1994.
La coalición que había dirigido Estonia desde la salida de la ex Unión Soviética fue derrotada en las elecciones de marzo de 1995. El nuevo primer ministro, Tiit Vahi, provocó una polémica por el número de excomunistas en su gobierno. En octubre su gabinete debió renunciar por acusaciones de corrupción contra el ministro del Interior. Se formó un nuevo gobierno con miembros del Partido de la Reforma (PR).

Mart Laar fue designado primer ministro en marzo de 1999. Una vez superados los problemas con la minoría rusa, Estonia y Rusia firmaron en abril de 2001 un acuerdo bilateral de comercio y cooperación económica. Alegando traición del PR al otorgarle este partido la alcaldía de Tallin a la oposición, Laar renunció a su cargo en enero de 2002. Durante su gestión, Estonia, además de ser la exrepública soviética con economía más sólida, comenzó gestiones para ingresar en la Unión Europea.

En 2003 se celebró un plebiscito en el que 66,9% de los votantes se pronunció a favor del ingreso a la Unión Europea.6
Los presidentes de Estonia y Chipre firmaron en enero de 2004 dos acuerdos de cooperación, uno sobre educación y cultura, y otro con el fin de combatir el crimen organizado. Esto fue interpretado por analistas internacionales como una nueva era en las relaciones de Estonia con los países del Mediterráneo. Estonia entró en la OTAN el 29 de marzo de 2004, y el 1 de mayo de 2004 ingresó, junto con otros nueve países, como miembro pleno en la Unión Europea, extendiéndose a 25 la cantidad total de miembros de la Unión.

Tras un voto de no confianza recibido por el ministro de Justicia, debido a cuestionamientos en el manejo del programa anticorrupción, el primer ministro Parts dimitió en marzo de 2005. En abril, fue nombrado premier Andrus Ansip, del centro derechista Partido Reformista Estonio.

El 9 de mayo de 2006, día de Europa, el Parlamento estonio ratificó el Tratado Constitucional Europeo por 73 votos contra 1. De esta forma, el país se convirtió en el decimoquinto Estado miembro en ratificar la Constitución Europea. Una semana después, Estonia se retiró voluntariamente de su carrera por ingresar en 2007 a la zona euro, debido a los altos niveles de inflación. Estonia adoptó el euro el 1 de enero de 2011.
LIC:RENE DAVILA/060112

No hay comentarios:

Publicar un comentario